Todo lo que debes de saber acerca de la bichectomía. Todo lo que debes de saber acerca de la bichectomía.

Bichectomía: El atajo para un rostro estilizado

Esto es todo lo que tienes que saber de la bichectomía.

La bichectomía es un procedimiento facial estético que consiste en el remover las bolsas adiposas de Bichat, que se encuentra en dos compartimentos de grasa dentro de las mejillas. No te preocupes, las bolsas de Bichat no son imprescindibles para el cuerpo y existen para ayudar en los movimientos de masticación y amamantación en los recién nacidos. Es decir, una vez que creces pierden su función principal.

La bichectomía suele ser utilizada por personas que, a pesar de las dietas y los ejercicios, siguen teniendo cierto acumulo de grasa en el rostro, lo que las hace lucir con más peso del que realmente tienen.

¿Cómo se realiza la bichectomía?

La bichectomía es un procedimiento técnicamente sencillo donde el cirujano realiza una pequeña incisión en el interior de las mejillas, cerca de las bolsas de grasa. Una vez que el cirujano las localiza, las retira y completa su extracción para luego suturar la herida.

Dicha cirugía dura entre 30 y 60 minutos y la recuperación puede tardar hasta 14 días, dependiendo de la respuesta de cada persona. Durante los primeros tres días se recomienda una dieta blanda y fría, además de evitar y exponerse al sol para evitar sangrados.

Una vez retiradas las bolsas, la inflamación se puede perder durante 3 a 6 meses, una vez que la inflamación desaparece el adelgazamiento del rostro en el tercio inferior del rostro, dando una mayor proyección de los pómulos y un aspecto más alargado.

Desventajas

Si bien se trata de un procedimiento simple, existe la posibilidad de que que se presente alguna complicación. Lo más común por parte de los pacientes es la inconformidad con los resultados ya que en la mayoría de los casos el procedimiento no da los resultados esperados debido a los rasgos faciales de la persona.

Los posibles riesgos de la cirugía de eliminación de grasa bucal incluyen, entre otros:

* Sangrado
* Infección
* Mala cicatrización de las incisiones.
* Hematoma
* Riesgos de la anestesia
* Acumulación de líquido (seroma)
* Entumecimiento u otros cambios en la sensación.
* Hinchazón prolongada
* Lesión en las ramas del nervio facial, lo que resulta en debilidad temporal o permanente de los músculos faciales.
* Lesión de un conducto salival
* Trombosis venosa profunda, complicaciones cardíacas y pulmonares
* Asimetría
* Resultado estético subóptimo y / o cambios mínimos
* Posibilidad de cirugía de revisión
* Dolor persistente

Recuerde que todo procedimiento quirúrgico tendrá complicaciones si no sigue las indicaciones del médico.

Noticias Relacionadas

TE PUEDE INTERESAR

MÁS NOTICIAS

MÁS NOTICIAS