Los cariños después del sexo pueden mejorar la relación. Los cariños después del sexo pueden mejorar la relación.

El abrazo después del sexo puede ser la clave para tener una buena relación en pareja

Acurrucarse tiene su razón de ser y puede ser más beneficioso de lo que crees.

Si eres de las personas que gusta de los abrazos, cariños y besos después del sexo ¡felicidades!, pues podrías estar llevando hacia un buen camino a tu relación.

Una investigación demostró que las parejas que pasan más tiempo mostrando afecto después del sexo se sienten más satisfechas con su vida sexual y, a su vez, con su relación en general, según un estudio publicado en Archives of Sexual Behavior.

Los investigadores realizaron dos estudios. En el primero participaron 335 personas que tenían que completar una encuesta en línea sobre las relaciones y la satisfacción sexual, su vida sexual y afecto. Sorprendentemente, la duración del sexo y los juegos previos no predijeron la satisfacción de la relación, pero los abrazos posteriores al coito sí lo hicieron.

Los investigadores descubrieron que las personas que dedican más tiempo al afecto posterior al sexo, como abrazar, besar, acariciar o expresar su amor mutuo, están más satisfechas en sus relaciones.

Para el segundo estudio, 101 parejas respondieron preguntas sobre su vida sexual, el afecto posterior al sexo y la satisfacción con el sexo y su relación todos los días durante tres semanas. Los investigadores encontraron que en los días en que las parejas pasaban más tiempo mostrando afecto post-sexual, también estaban más satisfechas sexualmente y más satisfechas con su relación de lo habitual.

Los resultados parecieran seguir lo obvio, pues después de todo ¿no sería más probable que una pareja enamorada se abrazara después de tener relaciones de todos modos?, así es, pero a pesar de que los efectos podrían ser en ambos sentidos, los más fuertes fueron desde el afecto después del sexo hasta la satisfacción, dice la coautora del estudio Amy Muise, Ph.D., becaria postdoctoral en la Universidad de Toronto.

Esto podría tener que ver con el hecho de que los abrazos son una recompensa positiva después del sexo; ya que nos hace sentir bien, es más probable que queramos volver a hacerlo, y nos acercamos unos a otros en el proceso.

Noticias Relacionadas

TE PUEDE INTERESAR

MÁS NOTICIAS

MÁS NOTICIAS