''Foot job'': la práctica sexual en la que los pies juegan un papel importante ''Foot job'': la práctica sexual en la que los pies juegan un papel importante

''Foot job'': la práctica sexual en la que los pies juegan un papel importante

Se puede practicar tanto en hombres como en mujeres. 

Por:  Redacción Estilo Musa

Si deseas intentar algo nuevo en la cama durante la intimidad con tu pareja, puede que lo que estás a punto de leer te parezca una peculiar pero atractiva práctica, sobre todo si alguno de los dos tiene una especie de fetiche con los pies.

El ''Foot job'' es una técnica similar a masturbar el pene de un hombre con la mano, a excpeción que en esta específica acción se hace con los pies.

El ''Foot job'' generalmente se consideran una técnica que reciben los hombres, pero las mujeres también pueden disfrutar de él, lo que implica estimular la vulva y el clítoris con los pies. Este es definitivamente un acto especial y tal vez no uno para comenzar la primera vez que se tiene intimidad con alguien. Es mejor esperar hasta que conozcan lo que más les gusta en la intimidad.

¿Cómo hacerlo?

Un trabajo de pies que se le da a un hombre puede comenzar como un juego previo al pasar los pies sobre la ingle de tu pareja debajo de la mesa durante la cena, por ejemplo. A partir de ahí, puedes progresar a un trabajo de pie completo, que implica colocar ambos pies perpendicularmente a cada lado del pene y moverlos hacia adelante y hacia atrás.

Según Mona Wales, una dominatriz y experta en fetiches de pies y juegos con los pies, juntar las plantas de los pies crea una abertura que se parece mucho a una vulva. Al igual que con un trabajo manual, si tienes la intención de darle un trabajo de pies hasta que el hombre eyacule, probablemente querrás usar lubricante porque de lo contrario puede doler o incluso rosar.

La adoración de los pies es otro acto dentro del ámbito del BDSM. Una persona que adora los pies querrá jugar con los pies, ser dominada por los pies de alguien, lavarse los pies, hacer pedicuras, chuparse los pies, manipular calcetines y medias, etc., según el tipo particular de fetiche. En otras palabras, una persona a la que tener a mano si necesitas lustrar y limpiar tus zapatos.

Noticias Relacionadas

TE PUEDE INTERESAR

MÁS NOTICIAS

MÁS NOTICIAS