Personas que tuvieron padres divorciados tienen carencia de la 'hormona del amor' Personas que tuvieron padres divorciados tienen carencia de la 'hormona del amor'

Personas que tuvieron padres divorciados tienen carencia de la 'hormona del amor'

La oxitocina es conocida también como ''la hormona del amor''.

Por:  Liz R. W.

Las personas que eran niños, cuando sus padres se divorciaron, mostraron niveles más bajos de oxitocina, la llamada "hormona del amor", que aquellos cuyos padres permanecieron casados, al menos así lo señala un estudio dirigido por la Universidad de Baylor. 

Ese nivel más bajo puede jugar un papel en tener problemas para formar vínculos cuando crecen.

La oxitocina, secretada en el cerebro y liberada durante las experiencias de vinculación, como el parto de un bebé, la interacción sexual o la lactancia, incluso el abrazo de una pareja romántica, ha demostrado en investigaciones anteriores que es importante para el comportamiento social y los vínculos emocionales en los primeros años. la vida. El sistema de oxitocina también se ha relacionado con la crianza, el apego y la ansiedad.

El reciente estudio, publicado en Journal of Comparative Psychology, profundiza en un área que no ha sido bien investigada: un vínculo entre la oxitocina, la experiencia temprana y los resultados en adultos.

Padres divorciados

Pexels.

Estudios previos de niños cuyos padres se divorciaron encontraron que la experiencia se asoció con trastornos del estado de ánimo y abuso de sustancias, comportamientos que se relacionaron con la oxitocina.

Además, experiencias infantiles como el divorcio o la muerte de uno de los padres se asocian con depresión y ansiedad en adolescentes y adultos, así como con una crianza más deficiente en la edad adulta, menos sensibilidad y calidez de los padres, reacciones exageradas y mayor uso de castigos.

Los investigadores del estudio de Baylor examinaron el efecto de la experiencia del divorcio de los padres en la infancia sobre los niveles de oxitocina en adultos posteriores. También pidieron a los participantes que completaran un conjunto de cuestionarios sobre el estilo de apego y otras medidas.

Después de que los participantes completaron los cuestionarios, se recolectaron muestras de orina y los investigadores analizaron las concentraciones de oxitocina. Los niveles fueron sustancialmente más bajos en personas cuya experiencia infantil incluyó el divorcio de sus padres.

Un análisis posterior mostró que esos individuos calificaron a sus padres como menos cariñosos y más indiferentes. También calificaron a sus padres como más abusivos. Aquellos que experimentaron el divorcio de sus padres durante la infancia tenían menos confianza, se sentían más incómodos con la cercanía y menos seguros en las relaciones. Calificaron su propio estilo de cuidado como menos sensible y cercano que los participantes cuyos padres no se habían divorciado.
 

Noticias Relacionadas

TE PUEDE INTERESAR

MÁS NOTICIAS

MÁS NOTICIAS