Por qué lloramos o reímos durante el orgasmo Por qué lloramos o reímos durante el orgasmo

Por qué lloramos o reímos durante el orgasmo

El orgasmo es una experiencia subjetiva y cada persona suele experimentarlo de manera diferente.

Es común que algunas personas suelan comenzar a reír o a llorar sin parar mientras experimentan un orgasmo, sin embargo, no muchos saben a qué se debe este tipo de reacción durante el acto sexual.

Por ello, María Moreno, psicóloga y educadora sexual, explicó a Glamour que en cuanto al tema del orgasmo, no existe un parámetro para diferenciar entre “normal” y “anormal”, pues es una experiencia subjetiva y cada persona suele experimentarlo de manera diferente.

Es mejor olvidarlos lo que hemos aprendido gracias a las películas románticas y, en varios casos, de videos pornográficos, pues no suelen mostrar la realidad de un encuentro sexual.

Aquí te explicamos porqué puedes llegar a reír o llorar durante un orgasmo.

Liberación de hormonas
El proceso físico para llegar al orgasmo comienza desde que comienzas a prepararte para el encuentro sexual, puede presentarse mientras eliges prendas provocativas o desde que le haces saber a tu pareja que estarás esperándolo en la cama.

Después llega la excitación, la cual comienza junto con las caricias y besos. Luego de iniciar el acto y finalmente llegar al orgasmo, es el momento donde se liberan las hormonas y puede presentarse en risas o llanto.

Al reír liberas endorfinas, dopamina, serotonina y adrenalina. Por otro lado, al llorar se puede deber a que estás expulsando oxitocina. No te preocupes, ambas reacciones están relacionadas con el placer.

Así influyen las emociones
Las emociones también pueden influir en la manera en la que reaccionas luego de disfrutar un orgasmo. La tristeza puede presentarse si tuviste un día difícil en la oficina o si fue muy divertido. Esto se debe a que dejamos desbordar nuestras emociones y la tensión sexual en este momento de intensidad.

¿Podemos retener las risas o las lágrimas?
La experta señala que estas reacciones no se pueden evitar ni controlar. Esto se debe a que la tensión, las hormonas y las contracciones que realiza nuestro cuerpo durante el clímax, lo vuelve algo inevitable. En caso de que trates de controlarlo, puede que no llegues al orgasmo.
“Si te quieres reír, si quieres llorar, si quieres gritar, hazlo”, recomienda Moreno.

Noticias Relacionadas

TE PUEDE INTERESAR

MÁS NOTICIAS

MÁS NOTICIAS