El sexo en las relaciones. El sexo en las relaciones.

¿Qué tan importante es el sexo para una relación en pareja?

La respuesta te va a sorprender.

Normalmente se asocia a las buenas relaciones con la sexualidad asumiendo que las parejas felices tienen relaciones sexuales con más frecuencia que otras personas que no se les ve del todo bien.

Es así que nace la pregunta de ‘’¿qué tiene el sexo que lo hace tan beneficioso para la relación de pareja?’’. Una investigación de Anik Debrot, realizada en 2017, señala que la buena relación no depende tanto del sexo sino del afecto que acompaña a la sexualidad entre parejas.

Mediante una serie de cuatro estudios separados, Debrot y sus colegas investigadores pudieron identificar la forma en que los besos, abrazos y caricias cotidianos entre socios contribuyen de manera única a la satisfacción de la relación y al bienestar general.

Debrot comenzó con el hallazgo bien establecido de que las personas experimentan niveles más altos de bienestar cuando tienen una vida sexual activa y satisfactoria. Como señalaron, los resultados de investigaciones anteriores demostraron que “el tamaño de la diferencia en el bienestar de las personas que tienen relaciones sexuales una vez a la semana, en comparación con las que tienen relaciones sexuales menos de una vez al mes, era mayor que el tamaño de la diferencia en -siendo para los que ganan 75 000 dólares EE.UU. en comparación con 25 000 dólares EE.UU. al año ”.

¿Es el sexo en sí mismo o algo sobre la actividad sexual que es tan bueno para nuestra felicidad? Podría argumentar que las personas que son más felices tienen más probabilidades de tener relaciones sexuales con más frecuencia porque tienen una buena relación y están satisfechas con ella. El buen sexo, entonces, simplemente seguiría la dinámica de la buena relación. También es posible que las personas que son más positivas en general tengan más probabilidades de involucrarse en una relación cercana que, a su vez, beneficia su bienestar. Un proceso tan cíclico implicaría que los felices simplemente se vuelven más felices.

Los autores creían que el ingrediente clave en la relación sexo-felicidad es el afecto positivo o estar en un nivel emocional alto. Sin embargo, como señalan, es extremadamente difícil examinar esta posibilidad a través del método típico de cuestionario, que está sujeto a sesgos de memoria, o en el laboratorio, donde la situación es artificial. El trabajo de Debrot se completó mientras era investigadora postdoctoral en la Universidad de Toronto; en ese momento, estaba en la Universidad Suiza de Friburgo.

La investigación que completó con sus colegas incluyó una serie de estudios sobre parejas adultas que implicaban niveles crecientes de control, incluido, en el último estudio, no solo un conjunto de correlaciones de una sola vez, sino análisis más sofisticados a lo largo del tiempo. El alcance internacional del artículo se suma a su generalidad, al igual que el hecho de que la muestra estuvo compuesta no solo por los estudiantes universitarios habituales, sino por parejas adultas, estudiadas tanto en línea como a través del reclutamiento presencial.

El cuarto y más revelador de los estudios utilizó un método de diario e involucró a una muestra de 58 parejas heterosexuales con un promedio de 25 años de edad y en una relación, en promedio, durante cuatro años. Aunque relativamente jóvenes, la mayoría de las parejas estaban casadas. Los investigadores les dieron a los participantes teléfonos inteligentes para que los usaran para registrar sus respuestas, todos los cuales se recopilaron cuando los participantes recibieron una señal del teléfono para completar la evaluación. El estudio duró dos semanas.

Como concluyeron los autores, “Por lo tanto, el sexo parece no solo beneficioso por sus efectos fisiológicos o hedónicos… sino porque promueve una conexión más fuerte y positiva con la pareja”. Con el tiempo, estas experiencias fortalecen los vínculos entre los socios, lo que significa que también se refuerza la satisfacción de su relación a largo plazo. Estos efectos se extienden a la experiencia de la pareja porque, como se muestra cuando las respuestas de las parejas se analizaron en términos de sus efectos mutuos, “cuando una persona obtiene beneficios emocionales del sexo, la satisfacción de la relación de su pareja también se promueve con el tiempo”

En pocas palabras, la satisfacción en las relaciones depende de muchos factores, de los cuales la naturaleza física de la interacción es solo uno. El estudio muestra que la base física de las interacciones de una pareja entre sí puede desempeñar un papel sorprendentemente importante.

Noticias Relacionadas

TE PUEDE INTERESAR

MÁS NOTICIAS

MÁS NOTICIAS