Síndrome de Wendy: Qué es y cómo puedes identificarlo en tus relaciones Síndrome de Wendy: Qué es y cómo puedes identificarlo en tus relaciones

Síndrome de Wendy: Qué es y cómo puedes identificarlo en tus relaciones

Las personas que han crecido sin figuras adultas pueden presentar el síndrome de Wendy.

Seguramente en más de una ocasión has escuchado hablar sobre el famoso síndrome de Wendy, el cual nos recuerda a uno de los personajes de la película de Peter Pan. Este rasgo de personalidad suele presentarse en aquellas personas que se involucran demasiado en que las cosas de los demás salgan bien o simplemente muestran excesiva preocupación.

Las personas que presentan este síndrome son capaces de dejar de lado sus propias necesidades e intereses para proteger y mantener intacto el bienestar de sus seres queridos, pero pueden llegar a sentirse irresponsables en cado de que algo no salga bien.

El síndrome de Wendy suele presentarse más en mujeres
Este rasgo de personalidad está más asociado al comportamiento de las mujeres que de los hombres. Esto inicia desde el nivel educativo, pues desde pequeñas a las mujeres se les enseña a cuidar, lo que no llega a suceder con todos los hombres.

“Culturalmente es un síndrome más presente en la mujer, pero con el avance de la educación igualitaria, puede surgir en cualquier persona. Por ejemplo, un padre puede sufrirlo con sus hijos: Sería el padre que hace los deberes de sus hijos por miedo a que suspendan y su futuro se comprometa”, explicó la psicóloga Regina Insa a Harpers Bazaar.

Insa añade que las mujeres suelen llevar la sintomatología y los rasgos del síndrome de Wendy hasta la abnegación.

Las causas del síndrome de Wendy:
La psicólga señala que los principales causantes que desencadenan este tipo de personalidad surgen desde la ausencia de figuras adultas durante la infancia y también aparece en aquellos menores que han sido educados en un hogar sobreprotector y con falta de autonomía.

Las mujeres que han crecido sin personas de referencia de las que tomar ejemplo, suelen ser más propensas a desarrollar una preocupación excesiva en su vida adulta. También se ve en personas que tienen una baja autoestima.

La solución para liberar esta carga mental causada por la excesiva preocupación es aprender a expresar nuestras propias necesidades y darles el espacio para que estas fluyan.
 

Noticias Relacionadas

TE PUEDE INTERESAR

MÁS NOTICIAS

MÁS NOTICIAS