Colágeno: El ingrediente de la juventud

No sólo en el aspecto de la belleza, sino en el de la salud en general.

El colágeno es una molécula proteica que forma fibras que son secretadas por las células del tejido conjuntivo como los fibroblastos, así como por otros tipos celulares. Es el componente más abundante de la piel y de los huesos, cubriendo un 25 % de la masa total de proteínas en seres humanos y animales.

El colágeno se encarga de unir los tejidos conectivos como los músculos, tendones, ligamentos, piel, huesos, cartílagos, tejido hematológico y adiposo y órganos. De esta manera, actuaría como un elemento de sostén que permite mantener unido el conjunto del cuerpo. Dicha sustancia es la responsable del grado de firmeza y elasticidad de estas estructuras y tiene un papel esencial en su hidratación.

Con el pasar del tiempo la producción de colágeno se reduce gradualmente. Se calcula que a los 40 años el organismo produce la mitad de colágeno que en la adolescencia. Esta reducción en los niveles de producción provoca, entre otras cosas, la pérdida de elasticidad y flexibilidad de la piel, dolores en las articulaciones y músculos, osteoporosis, deterioro en la vista, deficiencias circulatorias, molestias en dientes y encías, etcétera; en pocas palabras, el deterioro propio de la vejez.

Colágeno para la piel
La principal función del colágeno es la de crear y mantener las estructuras de los tejidos que forman el organismo, incluida la piel, por lo que tiene una importancia decisiva en propiedades como la firmeza y flexibilidad.

El aspecto de la piel, las uñas o el cabello dependen considerablemente de esta proteína. Aunque la producción de colágeno se reduce irremediablemente con la edad, existen una serie de remedios que ayudan, en cierto grado, a restaurar los niveles de esta sustancia en el cuerpo, como el colágeno hidrolizado. Este producto suele estar como colágeno en polvo o en pastillas.

¿Dónde se encuentra?
El colágeno se encuentra naturalmente en los pescados azules, en gelatinas, y en partes que no se suelen consumir como la piel y las espinas de los pescados o los cartílagos de la carne, es por eso que las personas suelen buscarlos en suplementos.

Noticias Relacionadas

MÁS NOTICIAS

MÁS NOTICIAS