Cómo detener la alimentación emocional por estrés Cómo detener la alimentación emocional por estrés

Cómo detener la alimentación emocional por estrés

No te comas tu estrés

La relación con la comida es fuerte desde el punto que por medio de ella existe la salud, existe la vida. No obstante, comer en momentos de estrés puede ser más perjudicial de lo que se piensa.

El ciclo de atracones-culpa-atracones se interpone en el camino de nuestros esfuerzos por comer de manera saludable. A continuación te mostramos algunos consejos y trucos que te ayudarán a dejar de "comerte tus sentimientos".

No comas por estrés

Aprende a diferenciar

Algunas personas comen menos cuando están bajo estrés. Otros necesitan la distracción de la comida reconfortante o los refrigerios que engordan cuando las cosas no van bien. Debido a que el efecto es temporal, es posible que te encuentres comiendo cuando no tienes hambre o sin pensar en ello. Eso puede llevar a decisiones poco saludables. Así que siempre ten en cuenta lo que estás comiendo y por qué lo estás comiendo.

Comprueba si tienes mucha hambre

Si acabas de comer una comida abundante y todavía estás buscando bocadillos, pregúntate: ¿Tengo hambre o son mis emociones las que causan los antojos? Es posible que desees hacer algo diferente hasta que pase el impulso, como dar un paseo o llamar a un amigo. O podrías intentar beber un poco de agua. 

No te tientes
Elimina la tentación de picar alimentos poco saludables manteniéndolos fuera de tu hogar. ¿Te preocupa tomar malas decisiones cuando compras? Sigue una estricta lista de alimentos saludables y nunca visites la tienda cuando tengas hambre o estés de mal humor.

Meditar
Cuando sientas la necesidad de comer, prueba algunas técnicas de relajación. La meditación consciente puede aliviar el estrés y ayudar a combatir el impulso que desencadena la alimentación por estrés. Elige un lugar tranquilo para sentarte y observar tus pensamientos y tu respiración. No juzgues cómo te sientes.

Hacer ejercicio
Un buen entrenamiento hace que tu cuerpo produzca sustancias químicas llamadas endorfinas que interactúan con tu cerebro para calmarlo y relajarlo. Además, te hará sentir bien contigo mismo. ¿Preocupado por el desgaste de su cuerpo? Prueba el yoga o el tai chi. Ambas son formas de bajo impacto.

Hablarlo
No tenga miedo de hablar sobre tus hábitos alimenticios con tu médico o con un profesional de la salud mental. Es posible que puedan brindarte terapia y consejos para ayudar a identificar qué está causando tu estrés. 

Noticias Relacionadas

TE PUEDE INTERESAR

MÁS NOTICIAS

MÁS NOTICIAS