Señales de que no haces suficiente ejercicio Señales de que no haces suficiente ejercicio

Señales de que no haces suficiente ejercicio

El cuerpo es tan sabio que incluso te avisa de ciertas maneras cuándo es que debes comenzar a movilizarte más.

El cansancio, la rutina y el trabajo pueden ser grandes obstaculos para darnos el tiempo de ejercitarnos como queremos. Cuando esto pasa el cuerpo puede mandarnos varias señales que nos avisan que es momento de activarnos más seguido.

Cuando esto pasa se recomienda comenzar a caminar al menos 10 minutos al día, claro con la intención de ejercitarse, si caminas al trabajo no cuenta del mismo modo.

A continuación te decimos cuáles son las señales que envía el cuerpo para avisarte que no estás haciendo suficiente ejercicio.

Señales de que no haces suficiente ejercicio

Estás estreñido
Cuando se mueve más, su colon se mueve más y es más fácil defecar según lo programado. El tono muscular saludable en sus abdominales y diafragma también es clave para mover los desechos a través de su tracto digestivo. El ejercicio constante puede ayudarlo a mantenerse regular, especialmente a medida que envejece.

Siempre estás sin aliento
Así como los bíceps se debilitan cuando no los usas, los músculos que ayudan a que tus pulmones se muevan hacia adentro y hacia afuera mientras respiras pierden fuerza si no los ejercitas con regularidad. Cuanta menos actividad realice, más dificultad para respirar, incluso durante las tareas diarias sencillas.

Estás de mal humor
La falta de movimiento duele más que tu salud física. También puede aumentar los sentimientos de ansiedad y depresión. Haga que su sangre bombee con regularidad. Los ejercicios cardiovasculares, como caminar, andar en bicicleta, nadar o correr, mejorarán y estabilizarán su estado de ánimo e incluso mejorarán su autoestima.

Tu metabolismo es más lento
Las personas con metabolismo "rápido" pueden simplemente moverse más, incluso si ese movimiento es inquietante. Cuanto más activo sea, más calorías quemará cada vez que se mueva.

Estás olvidando cosas
El ejercicio regular le indica a su cuerpo que produzca más sustancias químicas llamadas factores de crecimiento. Aumentan la producción de vasos sanguíneos en su cerebro. Cuanta más sangre llegue a su cerebro, mejor podrá pensar, recordar y tomar decisiones.

Tu presión arterial sube
Pasar la mayor parte del tiempo sentado aumenta el riesgo de padecer enfermedades cardíacas. Eso se debe en parte a que es más probable que tenga presión arterial alta, un gran factor de riesgo de problemas cardíacos como enfermedad de las arterias coronarias y ataque cardíaco.

Tiene prediabetes
Cuando la actividad física es una parte regular de su vida, a su cuerpo le resulta más fácil mantener la glucosa en sangre bajo control. Los niveles estables de azúcar en sangre lo mantienen fuera de la zona de peligro de la diabetes tipo 2.

Te duele la espalda
Cuando sus músculos centrales están débiles por falta de uso, no pueden soportar su espalda como deberían. Esto hace que sea mucho más fácil ajustar los músculos de la espalda durante los movimientos cotidianos, como estar de pie o estirarse. Pilates, yoga y otros ejercicios que utilizan estiramientos son buenos para fortalecer la espalda.

Estás muy enfermo
Los estudios muestran que cuanto más moderada sea la actividad, menor será la probabilidad de contraer un resfriado u otros gérmenes. Cuando hace del ejercicio un hábito, su sistema inmunológico se fortalece.

Tu piel ha perdido su brillo
Si su piel se ve más apagada de lo normal, la falta de movimiento puede ser la causa. Algunos estudios muestran que el ejercicio moderado estimula la circulación y el sistema inmunológico, lo que ayuda a que la piel mantenga ese brillo juvenil. 

Noticias Relacionadas

TE PUEDE INTERESAR

MÁS NOTICIAS

MÁS NOTICIAS